Trevelez es uno de los municipios sobre los que más historia se conocen. Una piedra en el monte del pueblo, con inscripciones que aún no se han podido descifrar seguramente nos hable de un poblamiento neolítico o cuanto menos anterior a la llegada de los romanos.

No obstante el origen cierto es desconocido, pero su nombre, procedente del término latino "inter-valles" y la existencia de algunos restos del siglo III permiten aseverar un origen romano.

Con la llegada de los árabes se configura el actual Trevelez, con las características que hoy presenta el municipio. El sistema de regadío, sino inventado, si perfeccionado por los árabes contribuyó a configurar el paisaje que actualmente vemos, con cultivos en terrazas, una vega alrededor del pueblo y el núcleo de población dividido en tres barrios. Esta herencia perdura en muchos aspectos, pero sobre todo en la forma de construcción. En la épocaa de los Reyes Católicos, y la Guerra de Conquista del Reino de Granada (1482-1492),los ejércitos cristianos se adentraron en la Alpujarra, pero no llegaron hasta Trevélez. Aunque en 1492 se toma Granada, a Trevelez apenas llegaron cristianos y la población sigue siendo musulmana. En 1500 rompiendo las famosas capitulaciones de Santa Fe, los Reyes Católicos obligan a ésta población a bautizarse. De esta manera aparecen los moriscos, nombre que designa a los musulmanes teóricamente convertidos al cristianismo, pero que profesaban su antigua religión en secreto. Las tensiones se recrudecen y finalmente estallan en la cruenta Guerra de Rebelión de los Moriscos (1568-1572). En Trevelez los moriscos se alzan y muchos se dirigen a la Sierra para actuar como bandoleros contra las tropas cristianas. Con la derrota definitiva de los moriscos, el rey Felipe II decide expulsarlos del Reino de Granada. Pero para evitar la despoblación del territorio se buscan nuevas personas que pueblen Trevelez. Concretamente hasta el pueblo vinieron bastantes personas del Norte de la Península, aunque también acudieron gentes de Murcia, de Castilla, etc.

En el siglo XVII la repoblación se afianza y la vida transcurre de forma pacífica y aislada. Es a finales del siglo XVIII cuando empiezan a aparecer viajeros y exploradores en Sierra Nevada, y para ello acuden a Trevelez, lugar desde donde parten para sus viajes. Pero será en el siglo XIX cuando los viajeros románticos, especialmente los ingleses, creen un aura bucólico e idílico de esta comarca, hablando de moriscos, de leyendas y elaborando mitos que aún perduran.

 
 
 
 
 
 
Trevelez